Estimulación cognitiva

Rehabilitación funcional y cognitiva

La estimulación cognitiva está centrada en la mejora de habilidades relacionadas con la capacidad intelectual, la memoria, razonamiento, estados emocionales, lenguaje etc.

Gracias a la rehabilitación cognitiva, y, en función de la situación específica del usuario, se pueden recuperar funcionalidades y frenar el avance del deterioro de las mismas.

Existen múltiples causas por las que las capacidades cognitivas pueden deteriorarse. Desde enfermedades como en el caso de la demencia o alzheimer, hasta la polimedicación o en ocasiones, como parte de un proceso normal de envejecimiento.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Mantener la mente activa es fundamental para mantener nuestras habilidades en su máxima capacidad. Este tipo de estimulaciones cognitivas ayudan a que el usuario se sienta más activo, y conforme avanza en la rehabilitación cognitiva detecte sus propias mejorías.

Para ello, se han desarrollado innumerables actividades enfocadas, específicamente, a potenciar y mantener dichas habilidades, trabajando en distintas áreas específicas y aplicando unas u otras en función de qué se desea potenciar.

La estimulación cognitiva es un conjunto de técnicas y ejercicios que tiene como objetivo la mejora en el rendimiento de ciertas funciones cognitivas superiores como la memoria, la atención o la percepción.

Serán los profesionales quiénes, después de estudiar cada caso concreto, determinen qué actividades son las más idóneas para alcanzar los objetivos establecidos. Lo importante es que el paciente note mejoría y se sienta motivado para seguir realizando los ejercicios de estimulación cognitiva.

¿Para que sirve la estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva sirve para preservar las funciones cognitivas superiores, como pueden ser la atención o la memoria, así como para ralentizar el deterioro de dichas funciones de personas mayores. A su vez, este tipo de actividades, por la activación que suponen, ayudan a mejorar el estado anímico de los pacientes. El simple hecho de incorporar rutinas de trabajo y tareas influye positvamente en las funciones cognitivas y en la rutina del paciente.

Las funciones cognitivas que se trabajan con este tipo de terapias de estimulación, son funciones que se usan en el día a día para llevar a cabo tareas cotidianas, por lo tanto trabajar en ellas podrá mejorar la vida del paciente a corto medio plazo.

En nuestro centro de día de Madrid, contamos con especialistas en rehabilitación funcional y cognitiva que establecen de forma personalizada, para cada usuario, un plan de actuación para maximizar los resultados.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE